LA POSTUROLOGIA Y LA BOCA

La Posturología es la ciencia que estudia y mide el equilibrio estático – postural de nuestro cuerpo. Lo relaciona con el ojo, la boca y el pie para verificar si están en equilibrio entre sí. En caso de constatarse alguna alteración, analiza qué ha provocado ésta, en el Sistema Tónico Postural y corrige cada uno de los factores patológicos.

Desde el punto de vista terapéutico, la Posturología es un sistema preventivo y curativo de las manifestaciones más frecuentes de las alteraciones posturales:

  • Cefaleas y migrañas
  • Dolores de espalda
  • Dolores de las extremidades superiores
  • Ciáticas
  • Vértigos
  • Acúfenos
  • Artralgias
  • Mialgias

Por medio de test clínicos, LA POSTUROLOGIA permite saber la causa primaria de la disfunción. Nos permite discernir sobre el tratamiento a realizar por el Dentista, el Osteopata, el Optometrista Comportamental, el Otorrinolaringólogo y el Podólogo, entre otros.

Con respecto a la VISIÓN, se estudia la refracción o visión, y la movilidad ocular o convergencia. Cuando se pierde la coordinación de la convergencia o se altera la refracción, la cabeza adopta posiciones viciadas que harán que las cadenas musculares superiores trabajen mal, provocando bloqueos cráneo- cervicales.

En cuanto a los PIES, lo que se altera, es la distribución de las cargas posturales, por lo que aquí debemos hablar de problemas adaptativos y de problemas anatómicos. Cuando el problema es adaptativo normalmente se debe a una causa de origen superior (boca, ojo, …). Y si se trata de un problema anatómico, es el mismo pie el que está creando la alteración postural. Ante tal diferencia es muy importante el diagnóstico, para identificar el tipo de problema, dado que dependiendo de ello cambiará la terapia.

En lo que se refiere a la BOCA, después de muchos años de estudio se ha demostrado que existe una relación entre la postura y la boca, la cual pasa por tres encrucijadas, las cervicales, la mandíbula (ATM) y el hioides-lengua. Además esta relación es en ambos sentidos.

Consideramos importante determinar si la alteración de la boca es la causante de una alteración en la columna (problema descendiente), en dicho caso el tratamiento oclusal es prioritario o si por el contrario el problema oclusal es debido a una compensación del cuerpo ante una alteración en la columna (problema ascedente). En este caso es mejor posponer el tratamiento ortodóntico hasta saber cuál es el origen del problema.

La columna vertebral vista de perfil presenta una lordosis lumbar y cervical y una cifosis dorsal. La fisiología de la lordosis lumbar se forma y estabiliza a partir de la formación de un apoyo plantar fisiológico y se estabiliza a la edad de 5-6 años, coincidiendo con la aparición en la boca de las primeros dientes definitivos, (incisivos), que nos van a dar estabilidad antero posterior y los molares de los 6 años que van a ser la base de nuestra estabilidad lateral manteniéndose durante toda la vida adulta.

Si la fisiología de la curva vertebral, tanto de espaldas como de perfil, tiene relación con un pie con apoyo fisiológico, un pie que se desarrolla plano o cavo se acompañará de una postura alterada respecto a la norma. Si las alteraciones funcionales del pie son bilaterales producen alteraciones del perfil, (hiperlordosis, cifosis, rectificaciones, etc…) mientras que cuando son unilaterales, producen alteraciones a nivel anteroposterior, (escoliosis, tanto unitarias como dobles).

Lo mismo puede ocurrir en sentido descendente, y hemos comprobado que una alteración unilateral de la oclusión, (mordidas cruzadas, perdida de piezas dentarias unilaterales, masticación unilateral, dolor en una muela), puede producir una alteración en la columna vista frontalmente (escoliosis) y que una alteración simétrica, (perdida de dimensión vertical, mandíbulas cortas, o mandíbulas grandes), respiración oral, deglución con interposición lingual o frenillo lingual corto puede alterar la columna en sentido lateral (cifosis, rectificaciones, hiperlordosis).

Toda alteración que viene de la boca pasa a través de la articulación temporomandibular y repercute sobre el plano cervical influyendo en el cinturón escapular, columna y pelvis, y posteriormente a los pies, implicando a la postura y a la función de la lengua anteriormente y viceversa.

Las variaciones que vemos desde un plano frontal provienen de alteraciones estructurales y/o funcionales unilaterales y asimétricas, tanto del pie como de la boca por ejemplo mordida cruzada.

Las variaciones que observamos sobre el perfil provienen de alteraciones estructurales y/o funcionales bilaterales y simétricas, tanto del pie como de la boca como por ejemplo mordida abierta anterior o mordida profunda anterior.