EXTRACCIÓN DE EMPASTES DE AMALGAMA

Dentro del apartado bioquímico hay dos apartados importantes: la alimentación y los acúmulos de metales tóxicos. Dentro de éste último apartado tiene máxima relevancia la existencia de empastes de amalgama de plata en dientes.

Cuando realizamos la extracción de empastes de amalgama seguimos el protocolo adecuado para prevenir el flujo de vapores.

Establecer una rutina de pretratamiento: terapia de quelación oral, una planificación nutricional, la ingesta de suplementos vitamínicos y otros procedimientos de desintoxicación que ayuden a eliminar el mercurio del organismo. El tratamiento será personalizado siguiendo criterios kinesiológicos.

Hay 8 pasos que pueden reducir enormemente la exposición de todas las personas:

  1. Mantener las amalgamas frías: Toda la eliminación debe ser hecha bajo un spray de agua fría con cantidades copiosas de agua. Una vez que la eliminación haya comenzado, el vapor de mercurio será expulsado continuamente del diente.
  2. Utilizar un succionador de alto volumen: Una extremidad del succionador de alto volumen debe ser situada cerca del diente (a menos de 1 cm. y medio) en todo momento para evacuar el vapor de esta área del paciente. Pulir la amalgama puede crear niveles muy peligrosos de mercurio y se debe evitar especialmente para el paciente intoxicado por mercurio.
  3. Proporcione una fuente alternativa de aire: A todos los pacientes a los que se les elimina o coloca una amalgama se les debe proporcionar una fuente alternativa de aire y debe ser instruido para no respirar a través de su boca durante el tratamiento. Una mascarilla nasal como por ejemplo la que se utiliza con el equipo de anestesia de óxido nitroso es excelente. El aire es mejor y el oxígeno es aceptable aunque no está requerido. Si se utiliza sólo aire, debe estar limpio y libre del vapor de mercurio, preferiblemente tomado desde fuera de la clínica dental. Utilizamos una máscara con filtros para vapores de mercurio.
  4. Eliminación inmediata de la aleación de mercurio: Las partículas de la aleación de mercurio deben ser lavadas y aspiradas tan pronto como son generadas. El relleno se debe seccionar y quitar en pedazos grandes para reducir la exposición. Actualmente la Academia Internacional de Medicina Oral y Toxicología (IAOMT) ha aprobado la eliminación con y sin el uso de un dique de goma. Existe una cierta evidencia para apoyar ambas opiniones puesto que altos niveles de partículas de mercurio y de amalgama se pueden encontrar debajo del dique. Todos los miembros están de acuerdo en que, tanto si se usa o no un dique de goma oral, debe ser instruidos para no respirar a través de su boca y no tragar las partículas de amalgamas. Algunos expertos sienten que es mejor quitar la amalgama primero y en seguida aplicar el dique si es necesario realizar procedimientos restaurativos.
  5. Lavado y cambio de guantes: Después de que los rellenos se hayan eliminado, se saca el dique de goma si fue utilizado y se hace un lavado de boca al paciente por lo menos durante 30 segundos con agua fría y succión. Se quitan los guantes guantes y se sustituyen por un nuevo par. Si a continuación se va a realizar un procedimiento restaurativo entonces se re-aplica un dique nuevo y se procede.
  6. Limpiar al paciente inmediatamente: Cambiar inmediatamente el atuendo de protección del paciente y limpiar su cara.
  7. Ayuda alimenticia apropiada antes, durante y después de la eliminación: se considera ayuda alimenticia apropiada antes, durante y después de la eliminación, esto se refiere a la recomendación de tomar chlorella o selenio
  8. Mantener el aire de la habitación puro: Instalación de purificadores del aire o ionizadores y ventiladores para el bienestar de todo el mundo.

Cualquier exposición al mercurio requiere que el empleado lleve una máscara aprobada con filtro de mercurio.

Las amalgamas se reemplazan por composites libres de BIS-GMA o incrustaciones de porcelana.