IMPLANTOLOGIA BIOLOGIA

Se hace un estudio previo del paciente, para comprobar si es apto para un tratamiento de implantes y ver  qué material podemos utilizar en su caso, teniendo en cuenta la Odontologia Neurofocal y la Reflexología Odontológica. Los implantes más usados son:

IMPLANTES DE TITANIO

Se identifican un gran número de procesos químicos que pueden ocurrir en las interfases de los implantes dentales como son el transporte iónico, la disolución (corrosión) del óxido, la absorción y la fragmentación de biomoléculas, la incorporación de iones minerales en óxido, oxidación metabólicamente dirigida, la desnaturalización de proteínas, los procesos catalíticos, etc.

La biocompatibilidad del titanio como material de implatología y en especial de fabricación de implantes dentales está relacionada con las propiedades de su óxido de superficie.

Tanto en el aire como en el agua, este material rápidamente forma un espesor de óxido de 3 a 5 nm a la temperatura ambiente. Puede formar numerosos óxidos de diferente estequiometria de los cuales TiO2 es el más común.

Puede tener tres estructuras diferentes de cristal. Es muy resistente al ataque químico, lo que hace que sea uno de los metales más resistentes a la corrosión, especialmente en el entorno químico que nos concierne. Este es un factor de contribución a su biocompatibilidad en implantología.

Otra propiedad física que es única en los implantes de titanio es su alta constante dieléctrica, que va de 50 a 170 dependiendo de una estructura de cristal. Esta alta constante tendría como resultado unas uniones que son importantes para la bioquímica de la interfase del implante de titanio osteointegrado.

Al igual que muchos otros óxidos de metal, es catalíticamente activo para un número de reacciones químicas orgánicas e inorgánicas que también pueden influir en la química de la interfase.

Por último, el metal de titanio en sí es un material de construcción de una resistencia más que suficiente para la mayoría de aplicaciones de implantes dentales. Además, es más ligero que la mayoría de los metales de construcción debido a su densidad relativamente baja, lo cual es una ventaja en algunas aplicaciones.

Se ha encontrado que el niobio, el tantalio y el circonio son los materiales no tóxicos más favorables para ser usados con aleaciones de este metal en aplicaciones biomédicas, y que entre los biomateriales metálicos, la biocompatibilidad de las aleaciones de titanio es la más elevada. Sin embargo, estas aleaciones no son bioactivas, es decir, no forman una unión fuerte con el tejido óseo (osteointegración).

Un material es bioactivo si permite la colonización de su superficie por parte de las células osteoprogenitoras. Una medida esta característica es la inmersión del material en un fluido que simula las condiciones corporales y determinando la formación de microcristales de hidroxiapatita.

Por la necesidad de establecer uniones directas, adherentes y fuertes con el tejido óseo, los implantes de titanio son provistos de tratamientos superficiales y recubrimientos con otros materiales que incrementan su desempeño al promover el crecimiento de hueso en su superficie.

El titanio también se utiliza con gran frecuencia en la prostodoncia sobre implantes debido a su bajo peso específico, su excelente biocompatibilidad, su alta resistencia a la corrosión, su elevada resistencia a las fuerzas masticatorias.

IMPLANTES DE ZIRCONIO

Además de tener características similares al de titanio y favorecer la biocompatibilidad, se trata de un material cerámico. Es decir, el zirconio no es un metal y, por tanto, favorece la ausencia de reacciones alérgicas. Nuestro cuerpo lo acepta mucho mejor. Y lo agradece. Son ideales en pacientes con sobrecarga de metales pesados o para reducir la creación de corrientes galvánicas por la existencia de otros metales en boca.

Hace años que se sabe de las bondades del zirconio como material apto para implantes y si durante un tiempo se abandonó su uso fue porque su superficie lisa no terminaba de favorecer la osteointegración. Hoy, los implantes de zirconio se trabajan con procedimientos que les confieren una forma microrrugosa que corrige el defecto anterior.

El implante de zirconio presenta ventajas frente al de titanio:

  • Elevada estética
  • Fácil inserción
  • Color similar al diente natural
  • Elevada resistencia
  • Boca libre de metales
  • Mínima adherencia de la placa bacteriana.

Podemos tratar con la Kinesiología, la conveniencia de colocar, o no, el implante y la idoneidad del material seleccionado.