ODONTOLOGIA NEUROFOCAL

La odontología Neurofocal es uno de los pilares fundamentales de la «Terapia Neural y de la Medicina Integrativa que defiende que gran parte de las enfermedades tienen como factor desencadenante los llamados campos de interferencia (cualquier elemento que altere el flujo normal de la información en el organismo), que de manera importante se presentan en los dientes y en toda la boca ocasionando impulsos irritativos en el sistema nervioso alterando por el quinto par craneal, el cual tiene conexiones con los otros pares craneales, salvo el primero y segundo, también con el sistema límbico y el sistema reticular; produciendo enfermedades en cualquier parte del cuerpo ya que el ser vivo funciona como una unidad. Muelas y dientes son estructuras vivas que participan activamente en la dinámica de la persona.

 

El estudio médico científico de las interrelaciones del sistema nervioso de la dentadura, tanto con el cerebro y, desde aquí, con el resto del organismo, es decir, con casi todos los órganos, huesos, articulaciones, músculos, glándulas, vasos sanguíneos, los pares craneales y otros elementos de nuestro cuerpo; nos ayuda, en ciertas ocasiones, a aliviar y solucionar dolores y enfermedades.

Para la Terapia Neural, nuestro organismo es una sola unidad biológica interrelacionada e intercomunicada, y como la dentadura es parte de esta unidad biológica, algunas veces, ésta, si no está, en condiciones saludables, también participa en causar dolores o enfermedades en cualquier parte de nuestro cuerpo pues desde ahí, son reflejadas a otras partes de nuestro cuerpo.

En general pueden resultar interferentes:

  • Mala oclusión dental, (precontactos, guías anómalas de lateralidad o anterior, mordidas abiertas, mordidas cruzadas, falta de piezas).
  • Cicatrices de exodoncias; una pieza desvitalizada; el compromiso de la pulpa dentaria; un granuloma.
  • Los procesos osteíticos residuales.
  • Los quistes.
  • Los odontomas.
  • Los procesos inflamatorios o infecciosos (periodontopatías, bolsas gingivales).
  • Piezas en posición anómala, retenidas, semi-retenidas, desplazadas o inclinadas.
  • Los terceros molares sanos sin espacio propio o en contacto con el canal mandibular.
  • Las piezas embrionarias.
  • Los restos radiculares.
  • Las piezas utilizadas como pilares de puentes.
  • Los metales (implantes, pernos, amalgamas, ganchos, prótesis).
  • Endodoncias con sobre-obturación del material de relleno que irritan el hueso subyacente.

Con frecuencia, la corrección de problemas dentales resuelve enfermedades rebeldes a todo tipo de tratamientos. Por tanto en todo examen general de un paciente que presente una enfermedad durante mucho tiempo se debe examinar todas sus cicatrices, fracturas, lesiones, operaciones quirúrgicas y enfermedades que ha sufrido a lo largo de su vida. Debe realizarse una radiografía panorámica de los dientes y examinar la boca con el fin de detectar cualquier anomalía o problema que pudiera ser la causa de las molestias del paciente. También debemos conocer el estado psicológico del paciente, sabiendo sus pensamientos, deseos frustrados, sufrimientos…

¡Quiero escribir!
¿Cómo podemos ayudarte?